¿Cambiar de hábitos teniendo un trabajo demandante es posible?

25 de mayo de 2018

 En la actualidad, la mayoría de los trabajos en los que uno se encuentra no permite tener la libertad de comer a las horas que nuestro cuerpo lo necesita. Día a día, cada persona vive de manera sumamente acelerada y anda corriendo de un lado a otro, entre este ritmo de vida y el estrés laboral, poca es la atención que se le brinda a una necesidad tan básica como la alimentación. Por otro lado, en ocasiones, cuando se tiene un poco de tiempo para comer algo se elige lo que está al alcance de las manos, pues viviendo a tal velocidad, ¿Cómo tener tiempo para preparar nuestra propia comida?

 

Si bien es cierto que todos vivimos de esa manera en algún momento de nuestras vidas, la clave está en qué tanto logramos organizarnos. Preparar las cosas con cierta antelación y darnos el tiempo necesario para poner un poquito de atención a las necesidades de nuestro cuerpo ayudará a mantenerlo saludable y en buenas condiciones para nuestras actividades diarias. Es comprensible que, ante un trabajo estresante, con presión excesiva, con jefes que son más autoritarios que líderes, nuestro cuerpo evitará a toda costa emitirnos una señal de auxilio pues, al final del día, el trabajo que se tiene es el que proporciona una supervivencia.

Cambiar de hábitos, cambiar un estilo de vida, requiere de un gran esfuerzo, no sólo de abstenerse de satisfacer ciertos antojos y enfrentar el reto de la convivencia de todos los días, sino también de aprender a programar en qué momento prepararemos nuestros alimentos, planearemos nuestra actividad física y sobre todo, a qué hora del día, podremos realizar nuestras comidas.

 Muchas veces decimos que “se nos olvida comer”, que estamos tan concentrados en una actividad que cuando nos damos cuenta ya se nos fue la hora de la comida, nuestro cuerpo se acostumbra a no ser alimentado, a no ser cuidado.

No estar pendientes de las necesidades de nuestro cuerpo y nuestra mente, nos puede llevar por un camino de enfermedades, de baja autoestima, de poco cariño y respeto para con nosotros mismos. Si no nos sentimos bien con nosotros, no podemos vivir con calidad en otras esferas de nuestras vidas como la familia, la pareja y los amigos.

Querer aprender a comer, tener un cambio duradero en tus hábitos alimenticios, un diferente estilo y calidad de vida, requiere de la decisión de enfrentarse a uno mismo, a miedos, a angustias, a tristezas y enojos que se presentan como nuestros propios demonios. El camino es en suma difícil, pero si es algo que te estás proponiendo, lucha por ello y enfréntate a ti mismo.

Si has tomado la decisión de realizar un cambio en tu vida, si te sientes con la fuerza y motivación para lograrlo y quieres vivir de manera diferente, sé tú la prioridad de tu propio cambio. Apóyate de tu equipo de especialistas, pregunta tus dudas, pide orientación en inquietudes y habla de todo lo que necesites hablar, conócete, vive nuevas experiencias, compréndete, aprende a organizar tus actividades, da prioridad a tu salud y quiérete, quiérete mucho.

También te podría interesar nuestro post: Hábitos alimenticios familiares

Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: Karen García

Psicóloga con 6 años de experiencia en clínica de adultos. Le apasiona la mente humana y cree firmemente en su vocación y en el cambio que puede conllevar a un ser humano a ser mejor día a día para con él y para con otros a su alrededor. En Vime ha logrado ayudar a cada persona a encontrar sus diferentes matices y a conocerse mejor llevando a cabo una comprensión de sí mismos a través del esfuerzo continuo y del cariño propio.