Todos los días hablamos de “estar a dieta” que si ya nos apretó el pantalón, que si ya nos sentimos incómodos, que si el doctor ya nos detectó el colesterol y los triglicéridos, que si ya se murió el vecino de un infarto… y cuando encontramos ese “motivo” aparecen frases como… ya nada más que pase el 15 de septiembre, que acabe la navidad, que pase el cumpleaños, que sea la graduación, ahora si ya el lunes  y así se va la vida.  ¡B A S T A!!! 

Es momento que dejes de sobrevivir y comiences a vivir, y esto implica hacerte responsable de tu alimentación, los alimentos son como medicamentos diarios que si no consumimos de manera adecuada en algún punto aparecen efectos secundarios.  NO EXISTEN ALIMENTOS BUENOS O MALOS, el problema principal son las cantidades, la frecuencia de consumo y las combinaciones que realizamos.

“Estar a dieta” es un término mal empleado. Si tú crees que estar a dieta solo es para aquellas personas que quieren bajar o subir de peso estas en un error. Todos a lo largo de la vida estamos a dieta, el termino DIETA; se refiere a todo aquello que consumimos en un día. Es decir si tú nos cuentas que comiste el día de ayer, esa es tu dieta, si esta correcta o incorrecta es donde está la intervención de un nutriólogo para guiarte hacia una dieta correcta y así lograr tus objetivos de manera personalizada.

Una dieta correcta incluye las siguientes características:

  • Completa: Que incluye todos los grupos de alimentos.
  • Equilibrada: Ni puras verduras ni pura carne.
  • Adecuada: Personalizada a tu peso, edad, altura, objetivos.
  • Inocua: Que no ponga en riesgo tu salud.
  • Variada: No se trata de comer todos los días lo mismo, es importante jugar con los colores, texturas y sabores de los alimentos.
  • Suficiente: El llevar una dieta correcta no significa morir de hambre.


El plato del buen comer se divide en tres principales grupos de alimentos:

           Verduras y Frutas

  • Fuentes principales de vitaminas, minerales, agua y fibra.
  • Consumir más verdura que fruta.
  • Las verduras de preferencia consumir crudas, para tener un mejor aporte de vitaminas, minerales y fibra.
  • Incluir verduras en desayuno, comida y cena y las frutas de preferencia entre comidas.
  • Evita el consumo de frutas en jugos o aguas, el agua de fruta, aun sin azúcar adicionada no es buena opción ya que no es lo mismo masticar que tomar, por lo tanto, la manera en que el cuerpo lo absorbe será diferente.
  • Apóyate con los colores de las verduras para darle más variedad a tu dieta, no te claves solo con lechuga, cebolla y jitomate.
  • No abuses del consumo de fruta. La fruta se debe consumir fresca, entre más madura más azúcar nos dara

       Cereales y tubérculos

  • Principal fuente de energía y fibra.
  • Se deben consumir cereales integrales.
    En este grupo se encuentran la papa y el elote, estas no son verdura. 
    El grupo de cereales y tubérculos es el principal grupo que conforma la alimentación mexicana, este grupo al ser el principal proveedor de energía se debe vigilar detalladamente la calidad y la cantidad que consumimos día a día.
  • Olvídate de la frase “QUITA PAN Y TORTILLA Y CON ESO BAJAS DE PESO” no es el pan y la tortilla lo que te hace subir de peso, es la cantidad, la frecuencia y las combinaciones que realizas día a día.  

        Leguminosas y alimentos de origen animal

  • Principal fuente de proteína, grasa y hierro. 
    Evita alimentos fritos, capeados o empanizados, aunque le exprimas el aceite con 100 servilletas las moléculas de aceite logran penetrar las membranas del alimento y a final de cuentas terminas consumiendo más grasa de la necesitada.
  • De preferencia consumir quesos blancos ya que los amarillos tienen más grasa, un queso entre más rápido se derrita más grasa va a tener, compara el queso panela con el queso manchego.
  • La leche debe ser descremada o light (es lo mismo light que descremado, deslactosada ya es otra cosa.)
  • Es mejor comer pollo y pescado debido a que tienen menos grasa en comparación a la carne de res y de puerco, esto no quiere decir que la carne de res / puerco sean malas, simplemente la cantidad a consumir será menor.

Una dieta correcta está divida en 5 tiempos de comida con intervalos de 3 a 4 horas a lo largo del día. Es importante romper el ayuno, a partir de que te despiertes no dejes pasar más de una hora sin alimento. Asegúrate de incluir 1 alimento de cada grupo en desayuno comida y cena y mantener un equilibrio adecuado apoyándote de los colores del semáforo.

También te podría interesar nuestro post:¿Qué hacer si no tengo báscula alimentos a la mano?