Adicción a la comida

03 de octubre de 2018

Nos dicen los expertos en neurociencia que el cerebro está diseñado para buscar o experimentar placer, y que nuestro comportamiento lo rige una triada motivacional que incluye tres comportamientos principales:

1.      Buscar placer.

2.      Evitar el dolor.

3.      Conservar energía.

Por lo tanto, el consumo de alimentos ultra-procesados producen neurotransmisores en el cerebro que generan un intenso placer de manera similar a ciertas sustancias adictivas como las drogas, el alcohol, y el tabaco. Debido a esto, las personas comienzan a generar adicción a la comida, la gente termina consumiendo alimentos que dañan su salud, esto se le conoce como caer en la “trampa del placer”. Se come para producir la sensación a un calmante que brinda placer y a la vez, bloquea ciertas emociones negativas.

Una manera de poder saber si hemos desarrollado una adicción a algún alimento es observando las siguientes señales:

·         Consumes más alimentos de lo planeado.

·         Continúas comiendo aun cuando ya no sientes hambre.

·         Comes hasta sentir dolor en el estómago o deseos de vomitar.

·         Haces esfuerzo extra para conseguir ciertos alimentos cuando ya no están disponibles.

·         Consumes alimentos en cantidades exageradas; de modo que se le da más prioridad a la comida que al trabajo; pasar tiempo con familia, o actividades sociales.

·         Huyes de situaciones sociales o profesionales por temor a que estén disponibles ciertos alimentos que te gusta comer en exceso.

·         Tienes dificultad en el trabajo o escuela por consumir alimentos en exceso.

·         Sientes ansiedad, agitación o malestares físicos cuando dejas de consumir algunos alimentos.

·         Comer tus alimentos preferidos te genera sentimientos de depresión, ansiedad, culpa o desprecio.

·         Tienes gran necesidad de comer demasiado para reducir emociones negativas o aumentar sensaciones placenteras.

Cabe mencionar que los alimentos adictivos generan un efecto calmante, sobre todo, aquellos que contienen altas dosis de azúcar, grasa o sal. Tales alimentos estimulan el centro de placer del cerebro. En vez de consumir estos alimentos es importante tener algunas alternativas para evitar caer en una adicción.

 

 

Algunas estrategias para generar de manera sana ciertas sensaciones de placer:

·         Salir a caminar

·         Leer un libro

·         Hablar o pasar el tiempo con nuestros seres queridos

·         Escuchar música

·         Recibir un masaje

Todas estas actividades son capaces de generar serotonina, que es el neurotransmisor de la felicidad, es mejor generarlo a través de actividades sanas para no generar dependencia de los alimentos adictivos. La única razón saludable para comer es para nutrir a nuestro cuerpo.

Referencias: 

Hummel, María Jose. (2017). Adicción a la comida. Salinas CA: Sara Alfaro.

Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: Rogelio Gérman