Cuando consultamos a Terapeutas Físicos y rehabilitadores nos encontramos con algunos términos que ellos usan con mucha familiaridad pero que para nosotros pueden ser poco acostumbrados, un ejemplo de ellos es el término de Mapeo Corporal. A continuación explicaremos en que consiste dicho mapeo, cuales es su objetivo o utilidad y cuál es la forma en que se realiza.

El mapeo corporal consiste en la búsqueda de las contracturas alojadas en el cuerpo y que muchas veces pasan desapercibidas para uno mismo o las confundimos con problemas de articulaciones, huesos, terminaciones nerviosas, etc. El mapeo se realiza colocando al paciente sobre una cómoda camilla, primero boca arriba, mapeando, es decir buscando, desde cuello, hombros, brazos, tórax, piernas, muslos, para posteriormente colocarlo boca abajo y revisar cuello, hombros, espalda, glúteos y la parte posterior de las piernas y brazos, todo esto con el objetivo de tener bien ubicadas las áreas afectadas en el cuerpo y poder planear el trabajo que se realizara con el paciente a los largo de las sesiones que sean requeridas.

¿Pero cuál es la importancia de buscar esas contracturas?

Primero comenzaré explicando lo que son las  contracturas-Las contracturas son una protuberancia que se forma en los músculos por diferentes causas como: malas posturas, vicios de posición, movimientos inadecuados al hacer ejercicio y algunos factores emocionales como la ansiedad y el estrés que suelen tensar a nuestro cuerpo. Las contracturas se clasifican en 3 tipos. La primera, tipo 1, de textura esponjosa y fácilmente manipulable. La segunda, tipo 2, es más compleja, de textura firme y manipulable con fuerza media. La tercera, tipo 3, se considera muy compleja, de textura en extremo rígida, su manejo requiere una fuerza variable y puede llegar a confundirse, por su apariencia, con un hueso flotante. Cabe mencionar que las contracturas de tipo 2 y 3 generan una limitación en el movimiento de la persona e incluso pueden llegar a formar una cadena de contracturas que impide la correcta y libre movilidad del cuerpo. La complejidad de las contracturas musculares genera que en ocasiones se les confunda con problemas de otro tipo como: ciática, óseos, de columna, de articulaciones, etc.

 ¿Y cómo se liberan las contracturas?

Se trabajan por medio de diferentes técnicas de masajes descontracturantes auxiliados por instrumentos que van desde las propias manos del terapeuta, el uso de ventosas, los electro estimuladores, y algunos ejercicios apropiados para cada musculo. Esto nos ayuda a relajar el musculo y liberar la contractura. 

 A continuación, los principales beneficios de la liberación de contracturas:

  • El cuerpo del paciente se sentirá mucho mejor debido a que ya no presentara ese dolor o malestar que él creía normal, y que incluso ya se había acostumbrado a sentir.
  • El metabolismo funcionara adecuadamente y la pérdida de peso que se busca se conseguirá satisfactoriamente.
  • El paciente podrá dormir mejor, consiguiendo un descanso verdadero.
  • Tendrá un mejor rendimiento en todas sus actividades cotidianas.

 ¡Aclaración!

n una sola sesión no se conseguirá la liberación total de contracturas ya que con un sobre esfuerzo se lastimaría más el musculo de lo que en realidad se beneficiaría. De manera tal que la adecuada liberación de contracturas requiere un diverso número de sesiones y técnicas de liberación.

¡Ahora ya sabemos a qué se refiere nuestro terapeuta físico favorito cuando nos dice que va a mapearnos!

Imagen de Odoo y bloque de texto


Escrito por: Fide Rojas Ibañez

Terapeuta neuromuscular de Vime. Mi objetivo es tratar y potenciar el funcionamiento del sistema esquelético muscular y la biomecánica general del cuerpo. Mi intención es que los pacientes se sientan bien tanto físico como emocionalmente a través de las diferentes técnicas de masaje.