Todos deberíamos poder movernos sin dolor. En la niñez nos movíamos y jugábamos, el movimiento nos resultaba natural, quizás sufríamos alguna que otra lesión, pero esta tardaba pocos días en sanar.

 Ahora que somos adultos a veces no nos movemos lo suficiente y en algunas ocasiones nos movemos de manera que nos produce dolor en una zona del cuerpo, y esto es debido a que pasamos demasiado tiempo sentados ya sea en una pantalla de la computadora o que adoptamos malas posturas o no realizamos ninguna actividad física.

 ¿Qué le está pasando a nuestro cuerpo? En los músculos se originan contracturas que producen dolor y alteración del normal funcionamiento del músculo y por lo cual se acortan las fibras musculares y esta crea bandas tensas las cuales limitan el movimiento en el área afectada.

No hay nada más molesto que la debilidad y el dolor de no poderte mover, y la angustia emocional es el resultado inevitable al deteriorarse la calidad de vida. No permitamos que la vida sedentaria afecte tu salud, aprovecha cualquier momento para despertar a tu cuerpo.

 Así que enfoquémonos en cambiar pequeños hábitos de nuestra vida y notaremos grandes resultados. Te invito a que pruebes hacer ejercicio para activarte en las mañanas.

 Es importante que al despertar empieces inhalando profundamente por la nariz y exhalando con suavidad sintiendo como entra el aire y va haciendo un proceso de limpieza en tus músculos, esto te va a llenar de vitalidad y energía por el resto del día, enseguida estira alargando los pies, que son los que finalmente van a recibir tu peso cuando te levantes de la cama, estira las piernas, las manos, el cuello, la columna, todo lo que necesites, todo lo que sientas que se acorto o se contrajo durante la noche.

 Durante el día, si permaneces sentado mucho tiempo en la pantalla de la computadora, procura levantarte 5 min cada media hora y cambia de postura, utiliza escaleras, realiza actividad física, lo que más te guste, camina por lo menos media hora diaria. Tu cuerpo te lo agradecerá por la tarde, pues tendrás menos estrés.

Recuerda EL MOVIMIENTO ES VIDA, cuando nos aseguramos de que los músculos se mantengan suaves y flexibles, no solo tenemos la energía necesaria para buscar soluciones y asumir el control del dolor, sino que también podemos compensar en parte la rigidez y la debilidad que inevitablemente se adueña poco a poco conforme vamos creciendo.

Cuando nos ocupamos de nuestros músculos, podemos mantenernos vitales y activos con una vida en plenitud, disfrutando del movimiento a lo largo de nuestros días.

Imagen de Odoo y bloque de texto


Escrito por: Fide Rojas Ibañez

Terapeuta neuromuscular de Vime. Mi objetivo es tratar y potenciar el funcionamiento del sistema esquelético muscular y la biomecánica general del cuerpo. Mi intención es que los pacientes se sientan bien tanto físico como emocionalmente a través de las diferentes técnicas de masaje.