Todos los días millones de mamás se hacen las mismas preguntas en relación a la alimentación de sus hijos:

  • ¿Qué es lo mejor?
  • ¿Le hará daño?
  • ¿Tendrá mucha azúcar?

La mejor forma de solucionar estas incógnitas es informándose correctamente.

El crecimiento del niño depende totalmente de los papás, de acuerdo a la Organización mundial de la salud (OMS) la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que, en 2016, más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos, por lo que se hace un llamado de alerta a todos los padres de familia o tutores para empezar a hacer un cambio significativo. Los niños obesos son más propensos a enfermedades crónico degenerativas cómo diabetes, hipertensión, hígado graso, entre otras.

Aquí te daré algunos tips para empezar a hacer un cambio en la alimentación de tus hijos:

  • Comienza haciendo un plan familiar y vuélvete la capitana del equipo, la mejor forma de ayudar a la alimentación de tus hijos es pensando cómo ellos, siendo francos ¿Serias feliz comiendo sándwich 5 días a la semana durante todo un ciclo escolar? Obviamente ¡No!
  • Dale variedad a su alimentación, hazlo sentir que lo tomas en cuenta para la toma de decisiones de que es lo que va a comer, sólo cuida esa delgada línea entre “que coma lo que él quiera” y oriéntalo a que lleve una correcta alimentación.
  • Hazlo participe de la preparación de los alimentos, recuerda no toda la vida van a ser niños, debes prepararlo y hacerlo responsable del cuidado de su salud y su alimentación.
  • Juega con colores y texturas, entre más llamativo sea el platillo más fácilmente lo va a aceptar tu hijo.
  • Cuida el equilibrio de su dieta,hazlo pensar con conocimiento, apóyate del plato del buen comer para proporcionarle una herramienta que podrá usar el resto de su vida

¿Jugos o Fruta? ¿Cuál es la mejor opción?

Fruta entera es la respuesta correcta, hagamos un análisis rápido,  al momento de extraer el jugo de la fruta lo único que tendremos en el vaso es agua con azúcar pues la fibra se quedó en el resto de la fruta, lo ideal es que  coma la fruta entera y fresca. No es lo mismo beber que comer, comer algo da mayor saciedad. El jugo natural o industrial solo ayudará a incrementar peso. Así que ¡Cuidado! 

Aquí te doy algunos ejemplos para darle algo saludable y al mismo tiempo rico a tus hijos: 

  • Paletas de Fruta natural  hechas en casa en vez de una paleta de heladería.
  • Platano y Crema de cacahuate en vez de unos bombones.
  • Palomitas Naturales en vez de papas fritas.

Otra gran arma es aprender a leer correctamente las etiquetas nutrimentales para ver realmente lo que le estás dando de comer a tus hijos, esta información la puedes consultar en el post ¿Cómo leer una etiqueta nutrimental?

Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: María Fernanda Ambriz Ugalde

Nutrióloga clínica, día a día inculca a sus pacientes la importancia de una dieta correcta, educa y orienta, cree firmemente que la alimentación es una manera preventiva de enfermedades crónico degenerativas, busca estrategias en el manejo de plan de alimentación para la adaptación de cada paciente y el apego para lograr que los resultados sean más efectivos. En VIME ha logrado apoyar y reeducar sobre la importancia de una dieta correcta y ha logrado llevar un tratamiento multidisciplinario para un mejor desarrollo en la pérdida de peso del paciente. Está segura de que no es imposible la pérdida de peso para ningún paciente lo importante es la determinación y empeño que cada uno de los especialistas y el paciente invierten en el tratamiento.