¿La obesidad es sinónimo de enfermedad?

14 de noviembre de 2017

 

La palabra obesidad es probablemente una de las más escuchadas diariamente, es muy común utilizarla en cualquier contexto de conversación, incluso como una aseveración de que tan gordos estamos, refiriéndolo con la expresión ¨Estoy Obesa/o¨. 

Sin embargo, para realmente ser considerado una persona obesa, se necesita entrar en los siguientes rangos en base a la clasificación de la organización mundial de la salud, donde se utiliza el IMC (índice de masa corporal), para decir si una persona es obesa y que tanto lo es:

Calcula-tu-Peso-Ideal-y-IMC1.png

Esta clasificación fue realizada con la finalidad de poder estadificar a las personas, en base a su peso y estatura, para saber qué tanta probabilidad tenían de desarrollar enfermedades crónicas. Así se puede interpretar que entre mayor grado de obesidad se tenga mayor es el riesgo de desarrollar enfermedades, como hipertensión arterial (presión alta), diabetes Mellitus tipo 2 (Azúcar elevada en la sangre), enfermedades del corazón, Apnea del sueño (problema para respirar al dormir), grasas elevadas en sangre como colesterol y triglicéridos, problemas circulatorios, problemas articulares por exceso de peso, y muchos tipos de canceres. Ahora bien el hecho de que una persona sea clasificada como obesa, no necesariamente implica enfermedad, ya que hay quienes logran mantenerse en condiciones saludables, con obesidad.

Esta situación está asociada a varias cuestiones;

a) Genética, es decir que desde que nacieron, les fueron heredados genes responsables de volverse obesos y con el paso del tiempo a pesar de ir ganando peso, también su cuerpo desarrollo mecanismos compensatorios, para tolerar la grasa excesiva en el cuerpo.

b) Localización de la grasa, muchos individuos a pesar de ser obesos no desarrollan enfermedades ya que su grasa está localizada en el tejido externo es decir almacenada en la llantita y no en el tejido visceral (los órganos del cuerpo). Almacenar grasa visceral (órganos) provoca el desarrollo de enfermedades más tempranamente, ya que la grasa no solo se acumula fuera de cada órgano sino también invade sus células la cual resulta toxica, entre mayor acumulación de grasa tenga, mayor es el daño a cada órgano

c) Estrés metabólico, producido con la perdida y ganancia de peso rápidas, los llamados rebotes, ocasionan que nuestro cuerpo libere sustancias inflamatorias, y con ellas la probabilidad de desarrollar alguna enfermedad, por eso la importancia de bajar y mantener el peso.

En conclusión ser obeso no es sinónimo de enfermedad, pero hoy en día es el principal factor de riesgo para desarrollar enfermedades. La recomendación es si ya fuiste clasificado por algún personal de salud con Obesidad, acude a recibir atención especializada para la pérdida de peso, y el mantenimiento del mismo a largo plazo.

También te podría interesar nuestro post: La obesidad y su impacto al corazón.


Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: Gloria L.Flores Hernández

Médico egresado de la Universidad Justo Sierra, con Maestría en Nutrición Clínica. Apasionada por la salud y funcionamiento del cuerpo humano, sabe que en Vime el objetivo es ayudar a las personas a que lleven una vida sana en cuerpo y mente.