Ahora es cada vez más frecuente escuchar en los medios que el gluten es malo o que afecta nuestra salud, pero en realidad poco se sabe sobre el mismo.

El gluten es el nombre que se le da a un conjunto de proteínas, presentes en muchos cereales, entre ellos el trigo y sus variantes (la sémola, la espelta, etc.), el centeno, la cebada. De ellos el más predominante (y foco de todo el debate sobre el gluten) es el trigo.

Los intestinos humanos son incapaces de degradar el gluten. Aunque la mayor parte de las personas puede tolerar o eliminar de manera segura el gluten, nadie es capaz de digerirlo por completo.

En general nuestras enzimas digestivas cortan las proteínas en piezas más pequeñas, que nos permiten absorber los componentes de las proteínas uno a uno. Pero el gluten no lo puede degradar por completo, estos pueden estimular nuestro sistema inmune y ocasionar inflamación.

Esto no quiere decir que en sí mismo genera una enfermedad sino simplemente que tenemos un factor inflamatorio más a gestionar, igual que la contaminación o un ritmo de vida muy acelerado.

Por tanto, se recomienda no ingerirlos de forma muy frecuente, y preferir las opciones más saludables a base de maíz, nopal, etc. Evitando consumir, panes dulces, jaleas, mermeladas, pan blanco, de forma habitual. 

Otra de las maneras de disminuir el estrés e inflamación al sistema inmune ocasionado por el gluten, es consumiendo antioxidantes y micronutrientes provenientes de las frutas y verduras, así como realizar actividad física, que nos ayuden a compensar  su ingesta.

El objetivo es hacer conciencia de la elección en nuestros alimentos no casarse con la idea de que un alimento es malo por si solo, sino siempre tener presente la combinación y equilibrio. Por ejemplo no es lo mismo ingerir un sándwich de pan integral con verduras frescas a ingerir un hecho con pan blanco sin verduras, en este caso la primera opción sería saludable. Otro  ejemplo seria consumir una galleta de avena sin azúcar a consumir una galleta de chocolate, la primera opción guarda equilibrio.

También te podría interesar nuestro post: Hambre real vs. Hambre emocional

Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: Gloria L.Flores Hernández

Médico egresado de la Universidad Justo Sierra, con Maestría en Nutrición Clínica. Apasionada por la salud y funcionamiento del cuerpo humano, sabe que en Vime el objetivo es ayudar a las personas a que lleven una vida sana en cuerpo y mente.