Café: ¿amigo o enemigo?

17 de abril de 2017

Todos tenemos una bebida predilecta en esta vida y el café es una de las opciones más comunes, simplemente el 30% de la población mundial consume por lo menos 1 taza al día.

Su popularidad se debe principalmente a tres cosas: su sabor, su aroma y su capacidad de “regresarnos a la vida” todas las mañanas. Y es que, ¿cuántas personas no necesitamos (sí, me incluyo) un café para comenzar el día?

El problema radica cuando empezamos a  bajarle al agua y el café se convierte en nuestra principal fuente de hidratación, lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cuánto sería la cantidad ideal café al día?

Actualmente existen muchas investigaciones acerca de las propiedades del café, para bien y para mal: ¿Me hará bajar de peso? ¿Daña mi corazón? ¿Viviré más años tomando café? ¿Es bueno o malo? Es  por eso que el día de hoy hablaremos un poco de los pros y contras de tomar café.

PROS DE TOMAR CAFÉ

Todos conocemos la capacidad de la cafeína para estimular el sistema nervioso y despertarnos, pero las mejores bondades del grano de café se las debemos principalmente a sus antioxidantes, especialmente a los polifenoles y al ácido clorogénico.

 Los últimos estudios concluyen que los  antioxidantes presentes en 2 y hasta 4 tazas de café disminuyen el riesgo a desarrollar cirrosis hepática, especialmente la causada por alcoholismo. Además, estos antioxidantes ayudan a proteger a las células b del páncreas, las cuales son responsables de generar insulina, hormona necesaria para metabolizar la glucosa, por lo tanto tomar de 2 a 4 tazas de café al día podría disminuir el riesgo a desarrollar Diabetes Mellitus tipo 2.

Otras investigaciones afirman que tomar café es un factor protector cardiovascular, también por los antioxidantes, pero ojo, únicamente hasta 300ml al día.

Además de los antioxidantes, el café contiene otros nutrimentos benéficos para la salud, como son la  niacina, trigonelina, potasio y magnesio. Éste último, combinado con la cafeína estimula el tránsito intestinal, por lo tanto podemos decir que tomar café puede ayudarnos a combatir el estreñimiento e incluso aumentar el metabolismo hasta un 16%.

CONTRAS DE TOMAR CAFÉ

Los efectos negativos del café están relacionados con la cafeína.Se ha demostrado que la cafeína presente en más de 4 tazas de café aumenta los niveles plasmáticos de hormonas relacionadas con el estrés como la adrenalina, noradrenalina y el cortisol, además aumentan la excreción de Calcio y Sodio por su efecto diurético, así que si traes la presión un poco descuidada o tienes problemas de incontinencia, no es buena idea abusar del café especialmente si no estás acostumbrado a consumirlo.

Otro tachecito para la cafeína es su capacidad de aumentar la secreción de ácidos gástricos, así que, personas con gastritis crónica… abusados.

Aparte de la cafeína en exceso, existen dos sustancias que pueden afectarnos, estoy hablando del  kahweol  y cafestol, las cuales aumentan el colesterol malo (colesterol LDL) y los triglicéridos en sangre. La buena noticia es que estos dos compuestos se quedan retenidos en el filtro de papel de nuestras cafeteras.}

 ¿QUÉ TANTO ES TANTITO?

Como habrán notado, el problema no es tomar café, sino abusar de él.De acuerdo a lo anterior, lo recomendable es tomar de 1 a 4 tazas café al día. Más de 4 tazas, la cafeína le “gana” a los antioxidantes y empezamos a tener resultados negativos en el cuerpo.

Recuerda que todos somos diferentes, por lo tanto tenemos diferentes niveles de resistencia a la cafeína y entre más café tomes, más resistencia tendrás. Así que ya sabes, a tomar café pero con moderación.

Imagen de Odoo y bloque de texto

Escrito por: Leslie Bonilla

Licenciada en Nutrición con enfoque en deporte, su objetivo es brindar a las personas su conocimiento en nutrición para que lo puedan aplicar en su vida diaria y lleven un estilo de vida saludable. Considera que realizar actividad física y llevar una alimentación equilibrada es una muestra de cariño a nuestro cuerpo para mantenerlo sano y alejado de enfermedades. El papel que desempeña en el equipo multidisciplinario de VIME le permite interactuar con el paciente de una manera mas profunda para encontrar un equilibrio con la alimentación, mente y cuerpo.