De comida y risas
3 enero, 2022 por
De comida y risas
Psicólogo Omar González

¿Qué es la risa? ¿A qué emociones corresponde y por qué necesitamos reírnos? «Deberíamos reírnos más» dice el Dr. Keiko Hayashi, ¿por qué?

Parece ser que tanto la risa como el llanto son expresiones netamente humanas, que podremos encontrar similitudes en el reino animal es claro, basta con observar a nuestro más cercanos primates, los chimpancés, donde podemos ver esa contracción torácica frente a una emoción intensa y los ensanchamientos de las boca y labios, algo muy semejante a nuestro acto de reír. Pero la diferencia reside en que lo que a nosotros nos provoca risa, no es siempre una emoción, puede ser una sorpresa, una palabra, un chiste, incluso cosas que pareciera que no debería provocar la risa, como una incomodidad.

Es por eso que la risa comparte esa simetría con el llanto son expresiones que de cierta forma aprendemos y a la vez son naturales, y conjuntamente para ser, aquí si como en los animales, que tienen que ver con un sistema regulativo de emoción y excitación, tradicionalmente el llanto se asocia a las experiencias negativas y la risa a las positivas, pero falta un poco de exceso en una para lleva a la otra, no es poco común la imagen donde la risa en exceso finalmente conlleva al llanto.

Y esa regulación corporal finalmente tiene que ver con la forma en que nuestro cuerpo puede llegar a tener cambios a través de estas expresiones, algo que en términos comunes podemos observar en eso que llamamos estados de catarsis, que son, por ejemplo, cuando una persona está bajo mucha presión laboral, y el llorar o reír mucho, pueden destensar el cuerpo y general un posterior estado de relajación, es decir, la risa puede tener efectos terapéuticos sobre un cuerpo en algún tipo de estrés orgánico.

Entonces: “Así, investigadores de la Universidad de Indiana han observado su capacidad para reducir el estrés o mejorar la función de determinadas células del sistema inmune relacionadas con la resistencia a los procesos oncológicos o el sida. Otros trabajos han mostrado que el humor puede disminuir la tensión arterial y liberar endorfinas, sustancias estimulantes generadas por el cerebro y que producen una sensación de bienestar”.

Ahora ¿podríamos pensar este factor del humor en la forma en que consumimos nuestros alimentos? llego a pensar que sí, si el estrés está directamente relacionado con la forma en que comemos en la cotidianidad, esto podría conllevar a un aumento de peso, incluso comiendo cosas que parecen ser muy sanas, puesto que el estrés se relaciona con la producción de cortisol, una hormona que puede aumentar nuestra sensación de hambre y tener efectos sobre el peso de nuestro cuerpo.

«Deberíamos reírnos más» dice el Dr. Keiko Hayashi, y agregaría: mientras comemos, quizá no reír solamente, sino disfrutar la comida, comer con deseo, esto puede ser muy beneficioso en un proceso de pérdida de peso, puesto que liberamos al cuerpo de un estrés frente a la culpa comer por gusto, por placer.


Especialista

Omar González

Psicólogo

Psicoanalista con interés en la forma de escucha enfocada en la singularidad de cada paciente, desde una ética estructurada por hacer surgir lo propio de cada siento frente a los malestares que pueda padecer. Con experiencia en el campo clínico y enfocado a temas de obesidad y cuerpo.

De comida y risas
Psicólogo Omar González
3 enero, 2022
Compartir
Archivar

Leer el siguiente
La otra pandemia